domingo, 16 de octubre de 2011

Manga en México (Aproximaciones)

El manga. Creo que cualquiera que esté leyendo esto debe estar familiarizado con este término referente a las historietas japonesas. Así que no hay necesidad de hacer resumen alguno de la historia del manga, por lo que podemos entrar directamente al punto. Este es un blog creado para explorar precisamente la historia del manga y su trascendencia en México, mediante un vistazo extensivo a las publicaciones que hicieron sentir su presencia con tanta fuerza durante las dos décadas pasadas (tristemente, para la década actual que tenemos comenzada, el manga ya ha dejado de ser en nuestro país). La influencia del manga recae en uno de sus medios adaptados que irónicamente es más aceptado y popularizado: el anime. Desde los 80*s, historias memorables, clásicos de la animación, empezaron a ser transmitidos poco a poco en America (y en Latinoamérica les dieron mayor valoración), y con el paso del tiempo, este medio de entretenimiento sirvió como una base para interesar al publico respecto a los orígenes de estas series. Conforme se precipito el dichoso “boom” del anime, la solicitud por el manga creció y finalmente las editoriales más osadas tomaron la iniciativa de traernos todo tipo de series, mejorando en calidad y estilo el formato de sus publicaciones conforme la producción avanzaba (tardarían todavía más en realmente lucir como autenticas ediciones de manga, debido a que la economía no permitía presentarlas exactamente como eran en Japón en aquel entonces). Han sido dos las editoriales mexicanas que nos dieron la mayor parte (sino es que todo, pero es que si hubo otras cuyos sus esfuerzos pasaron) del material manga: Editorial Toukan y Editorial Vid (en la actualidad, ninguna es lo que solía ser, ni para la publicación ni para lo demás, lo que es un poco decepcionante pero ya explicaremos esto en su momento).

Editorial Toukan: El manga definió completamente los fundamentos de esta compañía desde que su inclinación principal fue, por un largo tiempo, este tema en particular. Toukan produjo una variedad de productos donde originalmente intentaban lucirse con sus propias publicaciones originales antes de pasar por la opción de traducir y conseguir los derechos de otras series (según ellos, por que así apoyaban la producción de historietas en México, las cuales para esa época, evidentemente ya habían dejado de proliferar). Una de sus primeras y más recordadas publicaciones fue Toukan Manga, revista que ofrecía tres series originales que no tenían nada en común, y de ahí la justificación del nombre de la editorial (¿Los dibujos de Toukan?). Cuando comprendieron que promocionar el arte regionario no era suficiente (incluso su idea de hacerle caso a los lectores que exigían eso era hacer un ejemplo con la publicación de la adaptación “original” de Captain Tsubasa cuyo anime era un hitazo que demandaba ser publicado pero muchos no lo aceptaron así), ya nos trajeron series oficiales, siendo Ranma ½ la primera donde el formato y estilo del manga original fue adaptado (excepto en la parte en que las ediciones definitivas son tomos compilatorios y ellos la publicaron en formato “comic” que implica el compilar únicamente dos capítulos y en los tomos oficiales suelen ser más o menos diez, pero como dije, todo era por el bien de la economía). Se esperaban nuevas publicaciones después de ésta pero nos hicieron esperar mucho tiempo hasta que por fin hubo cierto auge de manga (por desgracia, a raíz de lo que publicaba su compañía rival en esta materia, Toukan se aventó con series que ni al caso comparar). Cuando por fin se aventuraron a utilizar un formato un poco más “manga” (aceptable pero seguían siendo ediciones “incompletas” como partidas por la mitad), aunque tenían las mejores intenciones, metieron la pata al traer series muy poco conocidas (una era One Piece, y esto fue años antes de que se popularizara, en esa época sólo era un hit en Japón, aquí ni a quien le importara, se adelantaron demasiado). Al final, Toukan fue perdiendo poder y ganas de publicar manga (desde Ranma ½, todo lo que lanzaban era cancelado) siendo Card Captor Sakura la única serie que publicaron completa, un record del que no se vanagloriaron mucho, abandonando con la cola entre las patas una vez que ésta concluyó.Sin embargo, no puede decirse que realmente fuera el final del manga para los colaboradores de Toukan, ya muchos aun siguen dedicados a la promoción del manga en una publicación radical de la derivada Vanguardia Editores (también conocida como Editoposter), la cual representa su legado a través de todas las publicaciones promocionadas o paralelas (también siguieron sufriendo muchas cancelaciones) hacia esta en particular: Conexión Manga.

Conexión Manga, como su nombre lo indica, es una revista especializada, pero no sólo en el manga y el anime (la verdad hablan más de anime que nada) sino también en historietas internacionales y nacionales, música, videojuegos, cine, televisión, información cultural, y muchas cosas más. CM ha alcanzado un total de mas de 200 ediciones y con el paso del tiempo la revista ha evolucionado y perfeccionado su formato (o así era pero de algún modo la caída del manga le ha afectado también, en la actualidad podemos decir que sigue siendo “aceptable” y que aun se esfuerzan pero como que ya no es lo mismo, perdiendo potencial en secciones y artículos). Su importancia en la promoción y definición total de los conceptos de anime y manga ha sido fundamental para aquella época dorada que ahora parece un recuerdo distante (aun así, se agradece que todavía sobrevivan, aunque todo indica que se necesita de un milagro para que vuelva a levantarse el interés por este aspecto tan comentado de la cultura japonesa, cuando CM sea cancelada, sabremos que todo ha terminado, por lo que mientras exista, hay esperanza).
Editorial Vid: Sin lugar a dudas, la empresa más notoria y que ha producido mayor cantidad de historietas en México, donde nacieron clásicos regionales como Memìn Pinguìn y muchos títulos más. Sin embargo, su atención hacia el manga fue bastante tardía, teniendo lugar ya mucho después de que refinaran sus publicaciones al considerar varios opciones en diferentes comics provenientes de E. U. (principalmente, títulos de DC cómics, una licencia que actualmente siguen ostentando aunque su producción ha bajado considerablemente). Comenzaron a introducirnos al manga con aquella que se conoce como la serie más popular de aquel entonces (y que en la actualidad, no puede decirse que haya decaído): Dragon Ball. Ellos también abrazaron el formato sencillo del cómic pero lo abandonaron más rápido que Toukan, pasando casi enseguida al formato “manga-partido-por-la-mitad”, hasta que finalmente tuvieron la confianza suficiente para pasar al manga en su formato original perfecto (la verdad, sus ediciones mayormente fueron más compactas que las compilaciones de otras ediciones internacionales, más comprimidas y fáciles de guardar al no ocupar tanto espacio, además de que se vendían en bolsitas de plástico).
Vid nos trajo un total de casi setenta series de manga diferentes, y pudieron habernos dado mucho más…de no haberles ganado la ambición desmesurada. Su gran error fue sobresaturar el mercado de títulos manga, que sí bien son un tanto más económicos que, digamos, las ediciones norteamericanas, no podían ser adquiribles a la vez por el lector promedio (algo así como publicar más de diez títulos al mes, es muy difícil de seguir, forzando a muchos lectores a ser selectivos o postergar considerablemente la adquisición de títulos tales, sin atender la puntualidad con que los lanzaban a la venta, acumulando y acumulando). Otro problema era que muchos de los títulos que publicaban no eran del todo solicitados por los lectores, algo así como para pasar el tiempo en lo que publicaban lo que sí le interesaba a la mayoría (esto se atribuía a que había licencias que los japoneses soltaban enseguida para ciertos títulos, y otros que se la pasaban pensando mucho o los mismos de Vid estaban indecisos, como con One Piece y Sailor Moon, que debido a su fracaso anterior, había dudas de que realmente pudieran hacerla si los regresaban). Por esta y otras razones desconocidas, Vid fue cancelando o dejando de publicar títulos manga, al grado de que en la actualidad todo lo que es manga parece haberse congelado (unas cuantas series aun producían nuevos tomos en los últimos años pero de ahí no han pasado a más), “pospuesto indefinidamente”.
Así que, reiterando, en la actualidad en México ya no se produce manga, pero no queda en el olvido el recuerdo de cuando estos invadieron el mercado y complacieron a millones de lectores que seguían sus series favoritas, descubriendo nuevas a su vez, en un transcurso que pareció haber durado toda una vida. En honor a esos tiempos, inauguro este blog para recordar todas estas producciones, las de Vid y las Toukan, no en base a su contenido en sí (ya hay un montón de blogs y sitios que hacen eso), sino a como fueron las publicaciones, que las inspiró, como las recibimos, en que forma destacaron y tuvieron un lugar en nuestros corazones (y una que otra que a lo mejor a algunos nomás nos sirvió para enderezar una silla, hacer de posavasos, o sustituto del papel de baño).
Exploraremos y recorreremos estos títulos, yéndonos desde los que abrazaron el formato “comic”, hasta los mangas partidos por la mitad, y finalmente alcanzado los mangas-mangas.
Para comenzar apropiadamente con esto, hablaré sobre tres títulos en particular que fueron los más importantes entre aquellos que, sin ser auténticamente manga, sirvieron para abrir el camino a su promoción masiva. Todos publicados por Toukan (al fin y al cabo, fueron los primeros en ponerse las pilas), revistas innovadoras en su tiempo aunque sólo un sector reducido de la población los siguiera, pero aun así, son publicaciones memorables:
Los Super Campeones del Futbol: La mencionada adaptación de Captain Tsubasa, mejor conocido en México como Los Super Campeones, un manga creado por Toichi Takahashi, alegórico del deporte más popular en nuestro país, el football soccer (perdónenme si sueno “fresa”, pero yo respeto las reglas de la gramática inglesa, no me importa que se haya castellanizado el termino). El anime fue tan exitoso que Toukan tomó la iniciativa de publicarlo... ¡a su manera! Con la colaboración de Gaby Maya (una de las personalidades más reconocidas en la materia, detrás de la mayoría de las producciones de Toukan, hoy en día una de los fieles colaboradores de Conexión Manga), Jorge Break y Carlos Cuevas, entre otros, esta adaptación rescató el espíritu y trama original del anime (y el manga, que no es muy diferente en un principio), dándole un estilo un poco más expresivo a los personajes y profundidad a la historia sin ir demasiado lejos. Presentando nuevas situaciones, nuevos hechos relacionados con los personajes, esta revista gozó de cierta popularidad (e incluso se le atribuye haber hecho regresar el anime la primera vez que fue retirado de la televisión gracias al apoyo solicitado a sus fieles lectores). Un defecto serio fue el hecho de utilizar los nombres adaptados de los personajes (no consideraban muy atractivos los nombres originales de los personajes cuando se hizo el doblaje y esos mismos se popularizaron tanto que Toukan no vio razón para no conservarlos, así que les justificamos ya que al cabo no era el manga original).
La revista gozó de una existencia no muy corta, de hecho, se extendió lo suficiente para concluir uno de los arcos más grandes de la serie (pero ya no pudieron seguir con todo lo que pasa después, mas no hizo falta), dándonos una especie de final alternativo. Ignoro la cantidad total pero circula entre las 40 y 50 ediciones. Los Super Campeones del Futbol contó con una sección de correo muy bien atendida por Gaby Maya donde recibían cartas y dibujos, además de ofrecer en ocasiones promociones especiales, datos informativos y pin-ups.
Dado a que Captain Tsubasa nunca fue publicado en México, esto es lo mejor que tuvimos, así que en su momento, fue una buena jugada por parte de Toukan (una adaptación así en la actualidad habría sido ya indignante, pero entonces no teníamos nada mejor, y una adaptación es preferible a una sátira).
Guerras Mágicas: Magic Knight Rayearth, otro clásico del anime que tuvo un gran auge en México, la primera obra que hizo famoso a CLAMP, equipo de mangakas femeninas que han sido de los autores que más se han publicado en nuestro país. Una historia muy radical de “magical girls”, caracterizada por los inesperados giros de su trama, volviéndolo lo bastante atractivo para que Toukan decidiera publicarlo. A pesar de todo, no fue un titulo muy afortunado que digamos. Este si era el manga de verdad, en cierta manera, pero aparentemente perdió puntos debido que lo “mancillaron” al agregarle color (según los de Toukan, porque en blanco y negro no se sentía que fueran las “Guerreras Magicas” que conocimos por TV), proporcionado por un equipo a su vez denominado CROMJX. Eso y que además utilizaron los nombres adaptados en el anime, que en mayoría no corresponden a los originales (incluso agregan la frase de introducción a la serie). Tenían buenas intenciones pero fracasaron antes de comenzar (además, el manga tenia sendas diferencias con el anime, y en esa época, los lectores no parecían estar preparados para aceptar que manga y anime no eran exactamente lo mismo en la mayoría de las series pero en el caso de MKR, yo diría que el manga es más “light”, menos traumático que las innovaciones que se avientan en el anime).Incluso utilizaron los extractos incluidos en las ediciones compiladas de MKR, donde las mismas de CLAMP salen anunciando la diferencia de su obra original con el anime (como mencionar a los personales originales del anime a quienes nunca vemos en el manga). Desconozco cuantas ediciones tuvo de vida esta revista, pero muy probablemente no llegaron ni a la decima.
Sailor Moon Anime Comic: Definitivamente, no un titulo manga. El mismo anime en el estilo de las historietas de fotografías en secuencia, algo popular en muchas otras publicaciones de en ese entonces y aun hoy en día. Sin embargo, le damos el crédito porque fue sobre una de las series más populares en México y que tuviera una duración considerable (57 ediciones). Supongo que no es necesario ahondar en su contenido, puesto que todos deben saberlo para estas alturas. Al igual que pasó con Captain Tsubasa, uno se pregunta porque no se limitaron a adquirir los derechos para publicar el manga original de Naoko Takeuchi, en vez de darnos algo que todos vieron en televisión. ¿La respuesta? Ya la dijimos. No creían que los lectores estuvieran preparados para ver las notables diferencias entre anime y manga. Y vaya que en Sailor Moon había diferencias…Y creo que esta es la única queja que podría tener sobre la revista. Se enfocaron tanto en el anime, que se diría que los colaboradores ignoraban la existencia del manga o no se permitían comentar libremente sobre éste, para no amargarle el día a quienes estuvieran más clavados en el anime (la diferencia principal es que las batallas en el manga son mucho más crueles, en el anime muchos villanos encuentran la redención, algunos en forma excepcionalmente dramática y emotiva, mientras que en el manga, son eliminados sin más ni más). También utilizan los nombres del doblaje en vez de los originales (los cuales se han popularizado así al grado de que hasta en Conexión Manga cuando hacen referencias de Sailor Moon siguen usando esos nombres).
La revista nos dio una selección de episodios seleccionados (no tenían intención de que la revista abarcara el anime completo, enfocándose en los capítulos más importantes y relevantes para la historia) entre las temporadas del anime, hasta la parte “R”. Supuestamente, iban a pasar a la “S”, pero eso nunca sucedió y ese fue el final para esta publicación.
Sailor Moon Anime Comic tuvo su sección para cartas y dibujos, incorporando información y datos de otros detalles del anime (como letras de canciones del intro y el ending), e incluso fichas de los personajes (que a veces estaban demás). Se suponía que darían información de la trayectoria de Takeuchi y sus otras obras pero nunca lo hicieron. Aunque técnicamente fue cancelado, completó su ciclo tan satisfactoriamente como la adaptación de Captain Tsubasa. Lo más extraño, es que fue publicada al mismo tiempo que Vid nos traía el manga original (indirectamente, obligándolos a comenzar con la parte “Super S”), una competencia directa en la que parece que a Toukan le fue un poco mejor.

Y así, con estos tres abrimos la entrada para referir al resto de los títulos manga. Adelante, que entramos directo al recorrido que los esfuerzos de Toukan y Vid han predispuesto para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario